martes, 23 de abril de 2013



EDAD MEDIA


En el año 476 desapareció el Imperio Romano. Fue un acontecimiento tan importante que los historiadores sitúan en esta fecha el comienzo de una nueva etapa histórica: La Edad Media. Transcurre desde el siglo V hasta mediados del XV.


Durante esta etapa en Europa se impuso una civilización caracterizada por ser un mundo rural, en el que la mayoría de la población estaba sometida al poder de la nobleza y la iglesia.


LA MÚSICA INGLESA

ingleLa música sa, como la del norte de Europa en general, se caracterizó desde sus inicios por una relación bastante estrecha con el estilo popular. A diferencia de sus coetáneos continentales, los compositores ingleses se guiaban poco, en la práctica musical, por teorías abstractas. En consecuencia, siempre existió en la música inglesa una tendencia hacia la tonalidad mayor( preferencia por el modo tritus), hacia la homofonía ( en oposición a las líneas independientes con textos divergentes y disonancias del motete francés), hacia una mayor plenitud sonora y un empleo más libre de terceras y sextas que en la música continental.
En el himno a san Magnus, escrito en el siglo XII aparecen terceras paralelas. La improvisación y la práctica de escribir terceras y sextas paralelas era común en las composiciones polifónicas inglesas del siglo XIII. Además las obras de la escuela de Notre Dame eran conocidas en las Islas Británicas.
El manuscrito Wolfenbüttel 677 copiado en Inglaterra o Escocia, además de obras de la escuela de Notre Dame , contiene otras que se consideran de origen británico. Estas piezas son, en su mayor parte tropos y secuencias a dos voces. Son similares al conductus silábico, aunque su voz superior es ligeramente más melismática que el tenor, habitualmente melodía litúrgica o casi litúrgica a menudo libremente parafraseada.
a música eclesiCon respecto a lástica medieval inglesa, cabe recordar que el repertorio básico de canto llano era el uso de Sarum ( de la catedral de Salisbury ) cuyas melodías difieren hasta ciertro punto de las del rito romano que hallamos en el Liber Usualis y en otros libros de canto llano modernos. No sólo los compositores ingleses, sino también muchos compositores de la Europa continental del siglo XV utilizaron las versiones Sarum de canto llano en lugar de las romanas como cantus firmi en sus composiciones.
Las fuentes principales de nuestro conocimiento de la música inglesa del siglo XIV son cierto número de fragmentos de obras que señalan la existencia de una escuela de composición con centro en la catedral de Worcester. Estas obras comprenden principalmente tropos de diversas partes del ordinario de la misa, selecciones del propio, motetes y conductus.
a música eclesiCon respecto a lástica medieval inglesa, cabe recordar que el repertorio básico de canto llano era el uso de Sarum ( de la catedral de Salisbury ) cuyas melodías difieren hasta ciertro punto de las del rito romano que hallamos en el Liber Usualis y en otros libros de canto llano modernos. No sólo los compositores ingleses, sino también muchos compositores de la Europa continental del siglo XV utilizaron las versiones Sarum de canto llano en lugar de las romanas como cantus firmi en sus composiciones.
Las fuentes principales de nuestro conocimiento de la música inglesa del siglo XIV son cierto número de fragmentos de obras que señalan la existencia de una escuela de composición con centro en la catedral de Worcester. Estas obras comprenden principalmente tropos de diversas partes del ordinario de la misa, selecciones del propio, motetes y conductus.
a música eclesiCon respecto a lástica medieval inglesa, cabe recordar que el repertorio básico de canto llano era el uso de Sarum ( de la catedral de Salisbury ) cuyas melodías difieren hasta ciertro punto de las del rito romano que hallamos en el Liber Usualis y en otros libros de canto llano modernos. No sólo los compositores ingleses, sino también muchos compositores de la Europa continental del siglo XV utilizaron las versiones Sarum de canto llano en lugar de las romanas como cantus firmi en sus composiciones.
Las fuentes principales de nuestro conocimiento de la música inglesa del siglo XIV son cierto número de fragmentos de obras que señalan la existencia de una escuela de composición con centro en la catedral de Worcester. Estas obras comprenden principalmente tropos de diversas partes del ordinario de la misa, selecciones del propio, motetes y conductus. 
Normalmente en un rondellus las voces intercambian los textos, así como la música, pero en este motete sólo lo hacen las voces extremas. Puesto que las tres voces están en la misma tesitura, lo que se oye es una triple repetición de cada mitad. Las frescura e índole popular de todas las líneas melódicas y la mezcla armoniosa de las voces son también características de la música inglesa de la época.
El conductus y algunos de los tropos del ordinario similares a conductus muestran un nuevo rasgo estilístico, que ya había comenzado a hacer su aparición en el siglo XII y que habría de adquirir gran importancia en la música de comienzos del XV.
La línea melódica se ve acompañada por otras dos voces en movimiento generalmente paralelo, de manera que se producen, de tanto en tanto, sucesiones de terceras y sextas simultáneas. Este tipo de escritura refleja la predilección nacional inglesa por las terceras y sextas y por los sonidos plenos y armoniosos. Es posible que se haya originado en la frecuente práctica del intercambio de voces en la música inglesa del siglo XIII que produjo formas tales como el rondellus. Se reconoció en la teoría y en la práctica mediante el establecimiento de reglas para hacer discantos, es decir, para cantar una voz no escrita contra un cantus firmus. La parte añadida se mueve nota contra nota, con igual ritmo que la melodía dada, formando siempre consonancias con ella. Hacia las postrimerías del siglo XIII, las reglas para hacer discantos prohibían las quintas y octavas consecutivas, aunque autorizaban un número limitado de terceras o sextas paralelas consecutivas.
Además del rondellus, otra técnica de composición característica de la música inglesa de este periodo era el fauxbourdon.. El fauxbourdon era una composición escrita a dos voces que avanzaban en sextas paralelas con octavas intercaladas. Siempre había una octava al final de la frase. A estas partes escritas se les agregaba una tercera voz improvisada, durante la ejecución, que se movía una cuarta por debajo de la voz aguda. Por consiguiente el sonido del fauxbourdon era similar al de diversos pasajes del discanto inglés. La diferencia radicaba en que en el fauxbourdon, la melodía principal se hallaba en la voz aguda, mientras que en las composiciones inglesas llamadas faburden la misma se oía habitualmente en el centro o en la voz más grave.
La técnica del fauxbourdon se utilizó principalmente para la musicalización de los cantos más sencillos del oficio ( himnos y antífonas ) y de salmos y textos similares a éstos como el Magnificat y el Te Deum. Sin embargo, la consecuencia más práctica de este recurso no fue la de preducir este tipo de piezas, sino la de originar, hacia mediados del siglo XV, un nuevo estilo de escritura a tres voces. En este estilo, la línea melódica principal se encuentra en la voz superior, de suerte que, en este aspecto, se asemeja a la cantinela del siglo XIV. Sin embargo hay diferencias importantes. En el estilo más antiguo de la cantinela, las dos voces se hallan separadas y se mantenían en un ritmo más lento, mientras que al mismo tiempo servían de fondo más o menos neutral a la melodía. Por contraste, ahora la voz superior y el tenor están emparejadas como en un dúo. Estas dos voces ( y con el tiempo el contratenor ) adquieren una importancia más o menos igual en calidad melódica y ritmo, aunque la voz aguda puede verse animada por notas ornamentales. Las tres aparecen asimiladas en lo que es , en comparación con el siglo precedente, un sonido más consonante y una progresión de sonoridad más armoniosa dentro de la frase.
Este nuevo estilo ejerció una poderosa influencia sobre todos los tipos de composición: sobre la textura homofónica, sobre armonías consonantes y la aceptación de la sonoridad de acorde de sexta-tercera como elemento destacado del vocabulario armónico.
Se ha perdido por completo cualquier resto o noticia de música profana correspondiente a estos siglos la primera manifestación de independencia musical parece ser su canto llano. Muy pronto, en efecto,  se estructuró un rito independiente de Roma que se desarrolló alrededor de la catedral de Salisbury (Sarum en latín). Este rito de Sarum ha pervivido hasta nuestros días en la diócesis católica de Salisbury (téngase presente que es el canto llano no gregoriano más rico y vivo junto al ambrosiano milanés), además, llegado el momento de la Reforma, sirvió de base a la liturgia anglicana.


BROSIAAMNO MILANES
Su origen, y por ende su nombre, se suele atribuir al por entonces arzobispo de Milán, San Ambrosio, aunque no hay evidencias científicas que corroboren dicha relación. Se usaba en las ceremonias de rito ambrosiano, localizadas en ese siglo en esa zona, que fueron sustituidas por la Iglesia por el rito romano, excepto en Milán y sus inmediaciones.
En la iglesia de Ambrosio de Milán se promovió el canto antifónico de los salmos, los cuales eran cantados con dos coros que alternaban sus intervenciones. Ésta práctica era heredada de los cantos rituales de Siria y Palestina. Del mismo modo se introdujo en la liturgia el canto de los himnos.
Nuestro conocimiento de la música inglesa del siglo XIV está limitado por la escasez de fuentes,  dispersas y fragmentarias; no existe ningún manuscrito completo o anterior al de Old Hall. Parece que los dos grandes centros musicales continúan siendo Woncester y la abadía de Bury Saint Edmunsesta última más abierta a las influencias continentales como consecuencia de su situación geográfica, y por lo tanto o menos conservadora: a través de Bury y los descubrimientos rítmicos del ars nova penetrarian en Inglaterra, enriqueciendo los recursos de la polifonía local sin alterar profundamente la materia de la misma.
Desde mediados de siglo se encuentran 
motetes y fragmentos de misas que obedecen a la escritura isorrítmica.
El Manuscrito de Old Hall (British Library, Add. MS 57950) (olim Old Hall, Library of St. Edmund's College) es un manuscritoinglés que contiene música religiosa compuesta a finales del siglo XIV y comienzos del XV. Constituye la fuente musical de música inglesa más importante de toda la Edad Media. Se llama así porque se conservó en la biblioteca del College of St Edmund, en Old Hall, cerca de Ware. Milagrosamente sobrevivió a la destrucción de manuscritos llevada a a cabo por Enrique VIII de Inglaterradurante la disolución de los monasterios, en la década de 1530.
No se sabe con certeza cuándo y dónde comenzó la recopilación del manuscrito. Se cree que fue compilado a comienzos del siglo XV, probablemente durante un periodo superior a 20 años. En su formación contribuyeron varios copistas, algunos de los cuáles podrían ser los compositores de algunas de las piezas.
El manuscrito está formado por tres volúmenes, el tercero de los cuáles contiene material revisado del primero. Contiene 147 composiciones, 77 de las cuáles están escritas en partitura en vez de en partes separadas. La mayoría de las piezas son composiciones del Ordinario de la Misa (121 obras) y están ordenadas por grupos, es decir, primero se encuentran todas las composiciones del Gloria (40), después todas las del Credo (35), después las del Sanctus (27) y finalmente las del Agnus Dei (19). Entre éstos grupos se intercalan 11 motetes en latín y 15 tratamientos de discanto de textos religiosos, también en latín.
En el manuscrito encontramos varios estilos y técnicas musicales, incluyendo el discanto inglés, composiciones isorítmicas y cánones.





Contrariamente a Guillaume de Machault,  los músicos ingleses escogen su tenor fuera del canto llano de la misa, prefiriendo acudir a responsos, antífonas o secuencias, e incluso renunciando totalmente al canto llano.
 En esta época el Kyrie gozaba de la predilección de los compositores, inclinación que desapareció en los siglos siguientes.
En cuanto a la música profana en la época no incorporó las novedades rítmicas del
 ars nova hasta finales de siglo, y los raros ejemplos que poseemos revelan una inspiración fresca y espontánea, muy alejada del complejo intelectualismo que caracteriza el ars nova Continental. En resumen, el siglo XIV inglés constituye uno de los capítulos más oscuros de la historia de la música.





Guillaume de Machaut (también Machault) (Machault, c. 1300 - † abril de 1377), fue un clérigopoeta y compositormedieval francés. Su proyección fue enorme y es históricamente el máximo representante del movimiento conocido comoArs nova, siendo considerado el más célebre compositor del siglo XIV. Contribuyó al desarrollo del motete y de la canción secular. Compuso la Messe de Nostre Dame en cuatro partes, que es la primera misa polifónica conocida escrita por un solo compositor. Su forma de componer, tanto en su producción religiosa como profana, influyó en numerosos compositores posteriores
El principal compositor de Old Hall y contemporáneo más importante de Dunstable es Leonel (o Lionel) Power quien trabajaba en Canterbury y que además de un tratado de teoría, nos ha dejado unas cicuenta composiciones, fragmentos de misas (isorrítmicas) y motetes dedicados principalmente a la virgen.

Si las obras de su primer estilo conservan todavía una cierta rudeza arcaica, las escritas hacia el fin de su vida, conservadas en manuscritos del norte de Italia posteriores a 1430, y en los que se hallan mezcladas con composiciones de Dunstable, se acercan tanto al estilo de este último que más que una vez plantean delicados problemas de atribución.
Parece correcto considerar a Lionel  Power como el verdadero creador de la misa cíclica, fundadas sobre una única melodía litúrgica: su misa Alma Redemptoris Mater, es precursora, en efecto, de la de Arnold de Lantins, en tanto que la misa Rex saeculorum se atribuye indistintamente a Power y a Dunstable.

Leonel Power fue un importante compositor inglés nacido posiblemente en Kent entre 1370 y 1385, y fallecido en Canterbury el 5 de junio de 1445.
Poco se sabe sobre su vida, siendo la primera referencia conocida su posición como director de coro de la capilla de Thomas de Lancaster antes de 1421. En 1423 se incorporó a la fraternidad de la catedral de Canterbury, y es casi seguro que desempeñando la labor de director de coro. Fue un compositor prolífico, sobreviviendo cerca de 40 de sus obras, entre ellas secciones de misasmotetes y cantos, en su mayoría conservadas en elManuscrito de Old Hall. Junto a John Dunstable dominó la escena musical británica en la primera mitad del siglo XV.

Gracias a éste, Inglaterra, medio siglo después de su primer gran poeta Chaucerhalla su primer compositor de envergadura, John Dunstable, músico al servicio del duque de Bedford, fue también matemático y astrónomo. Pasó una gran parte de su vida en el continente, en Francia y seguramente en Italia, donde se hallan la mayor parte de sus manuscritos y donde seguramente encontró a Dufay.
Murió en 1453.
 Entre las sesenta y siete composiciones que de él conservamos, solamente tres son profanas. Al igual que Dufay, toma de los músicos florentinos la idea del canto con acompañamiento instrumental. Poseemos importantes fragmentos de misas, pero sus páginas más célebres son las que corresponden a una canción profana sobre texto italiano o rosa bella”, y al motete “Veni Sancte Spiritus” compuesto probablemente para la coronación en Notre Dame de París de Enrique IV como rey de los franceses.
La gloria de Dunstable consiste en haber elevado el lenguaje nacional inglés a nivel universal. Su nuevo estilo “panconsonante” (según denominación de Manfred Bukofzer), fundado no sólo en las armonías típicamente inglesas de terceras y sextas, y en el empleo de la tercera melódica, pero también en la preparación y resolución de las disonancias, ejerció profunda influencia en la música posterior. Esta eufonía perpetua perfectamente alcanzada en una obra maestra como es el motete Quam pulchra es, señala la línea divisoria entre la música medieval y el renacimiento.
Más que en Dufay la influencia del estilo de Dunstable nos parece sorprendente en Guilles Binchois (existen por otra parte manuscritos de Dunstable en Dijon, ciudad en la que residió Binchois).
La plenitud de la materia sonora, la gracia y la elegancia expresiva de la curva melódica, la perfección del contrapunto son características de un gran maestro.

El siglo XV


El reino de Inglaterra conoce a lo largo de esta centuria importantes cambios: después de la batalla de Azincourt el tratado de Troyes la supremacía inglesa parecen duradera y sin límites; pero a mediados de siglo los ingleses son progresivamente expulsados de Francia, y recién terminada la guerra de los Cien Años el país se hunde durante treinta años en una atroz lucha civil, la guerra de las Dos Rosas, que debía terminar con el advenimiento al trono del primer rey de la dinastía Tudor, Enrique VII  (1485).

Una vez más la evolución de la historia musical parece haber seguido a la de los acontecimientos políticos de la nación: el primer tercio del siglo es extraordinariamente brillante; Dunstable y sus contemporáneos darán una vez más la tónica a Europa, y bajo su influencia la gran escuela franco flamenca registrará un gran desarrollo gracias a Guillaume Dufay.


El siglo XV está delimitado musicalmente en Inglaterra por dos manuscritos de importancia capital. El llamado Old Hall (del que ya he hecho referencia)nos permite conocer el nombre de muchos compositores, de tal suerte que a partir de este momento o la música anónima será la excepción y no la regla. Este manuscrito, que incluye muchas composiciones escritas antes y después de 1400 nos permite conocer el estilo musical que precede al de Dunstable; por otra parte el espléndido Eton Choir Book es una fuente histórica de primera categoría para el conocimiento de la música en el principio de la era Tudor.
Aunque el siglo XV no aporte todavía una música instrumental original, es preciso mencionar la construcción de órganos en numerosas iglesias del país.



El manuscrito
Fue compilado aproximadamente entre 1490 y 1502, presumiblemente para su uso en el Eton College. Constituye una de las tres colecciones del siglo XV de música inglesa en latín, que sobrevivió a la destrucción de manuscritos llevada a acabo por Enrique VIII de Inglaterra durante la disolución de los monasterios en la década de 1530. Las otras dos colecciones son el Lambeth Choirbook y el Caius Choirbook.
El manuscrito está ricamente iluminado. Su tamaño es de 59.5 x 42.5 cm. Posiblemente, su encuadernación es de finales del siglo XVI. Originalmente constaba de 224 páginas, de las cuáles sólo se conservan 126, incluyendo el índice.

Los sucesores inmediatos de Dunstable son de mediana importancia; conviene citar entre ellos: Johannes Bennet;
John Hothby que fue ante todo un teórico que vivió veinte años en Lucca, Italia;
John Bedingham, autor de muchas misas.
John Plummer, que permaneció la capilla real hasta 1462 y que poseer un motete que utiliza ya la imitación continua.
Dos notables compositores permanecerán en la corte de Borgoña al mismo tiempo que BinchoisWalter Frye yRobert Morton. Llegamos así a finales de siglo y a los compositores representados en el Eton Choir Book.
Esta admirable recopilación contiene algunos magníficat así como antífonas y misas, es decir, las tres grandes formas musicales de finales del siglo XV.
Estas obras están escritas para cuatro hasta nueve voces, pero generalmente a cinco.
John Browne, canónico de Westminster, autor de quince motetes, entre ellos un espléndido Stabat Mater,parece ser la personalidad dominante del grupo aunque Richard Davy que trabajó en el Magdalen College de Oxford, debe retener nuestra atención como autor de una Pasión según San Mateo a cuatro voces, la primera que se conoce (anterior incluso a la de Obretch) que ponen música las palabras de las turbae y de los personajes de la pasión, aunque no la de Jesucristo. Citemos además a Walter Lambede Windsor y a Robert Wilkinson.
Todo este repertorio posee el esplendor un poco pesado de la arquitectura flamígera que edificaba entonces sus obras maestras en Inglaterra.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario